Los obstáculos de Biden en política exterior: el caso de Irán

Los obstáculos de Biden en política exterior: el caso de Irán

%% item_media%Se respira un gran optimismo en la mayor parte de la comunidad internacional por la llegada de Biden. Se prevé un retorno de EU a una diplomacia más constructiva, su reincorporación a tratados internacionales que fueron abandonados por Trump, un refortalecimiento de sus alianzas y la priorización de mecanismos multilaterales para afrontar los retos que vienen. Sin embargo, las cosas no son tan sencillas. Ni EU, ni sus retos, ni el planeta, están en la misma situación que hace cuatro años. Tal vez haríamos bien en moderar ese optimismo, al menos al respecto de ciertos temas. Irán es uno de ellos.  1. Primero, es necesario efectuar un balance acerca del acuerdo nuclear que Irán firmó con EU, otras 5 potencias y la UE en 2015. Su objetivo era limitar la actividad nuclear de Irán a un grado tal que le fuese imposible construir una bomba atómica sin incumplir sus compromisos, a cambio de liberarle de todas las sanciones que le habían sido impuestas.  2. Quienes lo criticaban argumentaban que el acuerdo tenía varias debilidades, menciono 3: (a) El pacto vence tras 10 a 15 años, después de lo cual, Irán podría reanudar su actividad nuclear previa; (b) el programa de misiles está excluido del acuerdo, y (c) el acuerdo no restringe la actividad de Teherán en su región en contra de intereses de los firmantes o sus aliados.  3. No obstante, quienes lo defendían sostenían que el pacto tenía un objetivo muy específico: restringir la actividad nuclear de Irán, lo cual logró. Después de un tiempo, incluso actores que anteriormente criticaban al pacto, aún conscientes de sus fallas, comenzaron a ver sus virtudes. Esto incluyó sectores militares y de inteligencia en EU, en Europa e incluso en Israel.  4. Trump prometió conseguir términos mucho más favorables para EU e implementó una estrategia de presión máxima que ya conocemos. Abandonó el acuerdo en 2018, restauró e incremento las sanciones contra Irán. Pero la postura de Teherán en lugar de suavizarse se endureció y actualmente se encuentra mucho más cerca de armar una bomba atómica que hace cuatro años, si tomase la decisión de hacerlo. 5. Este es el momento en el que Biden entra a escena. Su intención es inmediatamente retornar a la mesa de negociaciones y revivir el pacto nuclear. 6. Pero como dije, hoy la situación es otra. Las medidas de Trump debilitaron a los actores pragmáticos en Irán y fortalecieron las posiciones más duras. Para reactivar las conversaciones, Irán exige que EU retire la totalidad de las sanciones y, además, demanda compensaciones de miles de millones de dólares por los incumplimientos de EU.  7. De su lado, Biden tiene la presión de actores que le demandan exigir a Teherán poner sobre la mesa al menos los factores que señalé arriba como deficiencias del pacto. Por si fuera poco, el régimen de sanciones impuestas por Trump está tejido de manera tal, que Biden no puede eliminarlas todas de golpe, incluso si Irán redujera sus demandas.  8. Adicionalmente, el entorno que envuelve a estas potenciales negociaciones es completamente distinto tanto por el rol que ahora jugarían China y Rusia como por los aliados de EU en Medio Oriente.  9. Con todo, hay algunos elementos que podrían favorecer las negociaciones y no sería imposible que ambas partes se encuentren a medio camino, lo que no significa, por supuesto, que ello dejará satisfechos a todos.  Lo que sigue, por tanto, será esperar a ver cómo se produce el juego entre todos los actores y factores que menciono en estas líneas. Lo que queda claro desde ya, es que moderar el optimismo en temas como este, parece un consejo sano.

Be the first to comment on "Los obstáculos de Biden en política exterior: el caso de Irán"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*