La pequeña Yaz se debate entre la vida y la muerte

La pequeña Yaz se debate entre la vida y la muerte

%% item_media%Su vida se extingue y parece como si a nadie le importara. La pequeña Yaz, de siete años de edad, víctima de golpes y maltratos por parte de sus familiares, se encuentra “sumamente grave e inestable”, según el último reporte médico.Las esperanzas de que sobreviva son escasas; enfrenta complicaciones de sepsis abdominal, luego de ser sometida hace dos semanas a una reconstrucción intestinal en terapia intensiva en el Hospital General de Zona 20 La Margarita del IMSS.Su estado nutricional crónico tampoco ayuda, y aunque los doctores que la atienden hacen hasta lo imposible por salvarla, desafortunadamente, la menor no responde al tratamiento.Junto con su hermana Mitzi, de cuatro años, vivió la violencia en su máxima expresión en su corta edad, y de no ser por la intervención de la activista Frida Guerrera que dio a conocer el caso en sus redes sociales, en Puebla las autoridades no habrían detenido a sus padres.En la plataforma YouTube surgió la iniciativa ¡Tenemos Voz.mx!, donde se expone la situación de las hermanas y de cientos de niños poblanos que padecen agresiones por parte de adultos cercanos a ellos. En el año, el Sistema Municipal DIF ha atendido más de 110 casos de menores violentados, sin embargo, no todos han sido judicializados.En opinión de Gabriela Cortés, directora del colectivo El Taller, los protocolos para prevenir la violencia de género en Puebla no están funcionando. ¿Qué está pasando en Puebla en términos de la violencia de género? ¿Qué está fallando?“Desde la organización hacemos estas reflexiones y a veces no nos explicamos cómo es que existe esta deshumanización y desafortunadamente hemos ‘normalizado’ la violencia: vemos que hay una niña más, un desaparecido, una asesinada y nos despertamos con una nota de violencia y cada cinco días un feminicidio”.Por ello, de acuerdo con la activista, nos cuestionamos si realmente funcionan los protocolos en el estado o no hay una estrategia contundente para detener esta serie de hechos violentos. ¿Qué pasa con esta cultura machista donde el hombre piensa que la mujer es de su propiedad porque así lo educaron? ¿Qué pasa con esta cultura machista donde el hombre piensa que la mujer es de su propiedad porque así lo educaron? ¿Cómo justificar la violencia contra esas niñas? ¿Qué te pudieron haber hecho para que se ensañaran de esa manera?“A través de nuestra herramienta del Teatro del Oprimido, de Augusto Boal, tratamos de sensibilizar y analizamos cómo los que fueron oprimidos en un momento, después se convierten en opresores y ejercen ese poder sobre la otra persona, sea grande o pequeña, hasta con seres indefensos”.El Teatro del Oprimido es una escuela teatral creada por el director brasileño Augusto Boal, quien utilizaba técnicas interactivas en foros abiertos para que la gente, junto con los actores, participara en temas de contenido y crítica social.Desde la perspectiva de El Taller, los adultos que ejercen violencia contra sus hijos es porque los consideran de su propiedad por simple el hecho de haberles dado la vida. Ante ello, piensan que pueden hacer lo que quieran con ellos. Situación similar ocurre con los hombres que golpean o maltratan a sus parejas o esposas, ya que piensan que son dueños.“¿Cómo romper esa visión y hacer entender que está a tu cuidado y no es de tu propiedad, que tu obligación es proveerle todos los elementos para que tenga infancia feliz? La pregunta es cómo podemos hacer para romper esa visión de que a la madre o al padre le pertenece el niño o la niña, y por esa razón puede hacer con él lo que quiera”, señala Gabriela Cortés.“Hay quienes en algún momento dado no tuvo atención o cuidado para sanar esas violencias y acabar esa cultura de que así tiene que ser, pues ‘así me educaron’. ¿Cómo acabar con esa justificación? El que te lo hayan hecho a ti no significa que haya estado bien y se debe denunciar”, dijo la activista. ¿Qué tanta responsabilidad tenemos los medios de comunicación, el gobierno, los vecinos, la familia en este aumento de violencia de género?“En mi opinión, somos tan responsables como el que golpea al ver estos casos y no los señalamos. A veces decimos ‘no me quiero meter en problemas’ y te justificas porque nadie se quiere meter problemas ajenos. Pensar en la educación y que las infancias sean felices no es algo ajeno, realmente tenemos que hacernos responsables de esas violencias que se ejercen hacia los menores”, dijo Cortés.El caso de las pequeñas Yaz y Mitzi se dio a conocer el pasado mes de agosto, cuando la activista Frida Guerrera subió a sus redes sociales la denuncia. Antes de eso, las menores habían ingresado al Seguro Social por las lesiones provocadas, presuntamente, por sus padres y fue en ese momento cuando las autoridades comenzaron a actuar. El DIF municipal de Puebla comenzó la investigación hasta lograr la detención de Alejandra Viridiana, su madre, y de Rafael el padre biológico. Ambos están como sospechosos del crimen de la niña de cuatro años, y de las lesiones que tienen en riesgo de muerte a su hermana de siete.Los doctores que recibieron a la menor en el hospital cuentan que, en su inocencia, la pequeña Yaz le suplicó que no la curaran porque no quería regresar a la casa donde fue agredida brutalmente hasta dejarla herida de gravedad.Ahora se debate entre la vida y la muerte. A decir de los médicos, el pronóstico es “muy malo” y aunque hacen hasta lo imposible por sacarla adelante, su estado de salud cada día empeora.mpl

Be the first to comment on "La pequeña Yaz se debate entre la vida y la muerte"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*