¿Juicio a expresidentes?

¿Juicio a expresidentes?

%% item_media%                Por una #SociedadHorizontal El Presidente ha decidido realizar un juicio público a quienes le antecedieron en la titularidad del Poder Ejecutivo, bajo el argumento de que el periodo neoliberal sirvió para enriquecer a unos cuantos, a costa del pueblo. Desde Carlos Salinas de Gortari hasta Enrique Peña Nieto serán juzgados por sus acciones como presidentes de la República, una vez que la Suprema Corte de Justicia apoyó la moción política de AMLO. No importa si hay legalidad o no, el juicio será mediático, a mano alzada y en la plaza pública.La ambigua redacción aprobada por el Poder Judicial para desahogar la consulta popular ha dejado abierta la puerta para que desde el púlpito presidencial, a lo largo de los siguientes meses, se exalten todos los “agravios” generados por los mandatarios. Sin duda alguna ésta será la columna vertebral del posicionamiento político de Morena y sus aliados, para la elección intermedia. López Obrador exaltará las emociones de los mexicanos en torno a los “villanos que nos gobernaron”.No se buscará justicia, sino la revancha de los oprimidos. AMLO entiende bien la sicología de sus gobernados y sabe que poner contra la pared a quienes han conducido al país le garantizará mantener adhesiones a su proyecto. “Hacer lo que nadie había hecho”, poner a “los malos” en la hoguera por parte del “pueblo bueno” es la forma más contundente de generar la sensación de justicia. En realidad, será la venganza popular contra todos los males que le aquejan a México.Al final, ¿qué nos dejará todo esto? Seguramente muy poco. Es muy probable que el lopezobradorismo se beneficie electoralmente de la puesta en escena. Muchos dirán que ésta es una forma profunda de sanar las heridas que causaron los viejos privilegios. Los seguidores de AMLO ensalzarán el compromiso histórico con la transformación. Sin embargo, todo esto poco abonará a la construcción de un mejor sistema político.Mas allá de si los expresidentes gobernaron bien o mal el país, es necesario entender el problema de fondo. Necesitamos comprender, ¿qué pasó con nuestro sistema? ¿Por qué durante más de 30 años, el entramado político, social y económico imperante en el país generó cinco liderazgos que hoy podrían servir de leña para la hoguera populista?El sistema posrevolucionario permitió estabilidad a lo largo de unas cinco décadas, hasta que en 1968 dio muestras contundentes de agotamiento. La revuelta estudiantil y el procesamiento autoritario de la misma dejaron en Tlatelolco las huellas de sangre de una clase media —producto del “Desarrollo Estabilizador”— que ya no cabía en el modelo corporativo priista.Pese a que se requería una transformación profunda, tanto Luis Echeverría como López Portillo incrementaron el gasto público para paliar las tensiones sociales de un sistema que no lograba procesar la problemática creciente. Desafortunadamente, el gasto sin control trajo consigo la crisis de la deuda y, con ello, la imposición del consenso de Washington y la importación del modelo liberal democrático en pleno.Con Carlos Salinas de Gortari se posicionó como una nueva tesis que buscaba sustituir al modelo posrevolucionario. La economía de mercado, los derechos humanos y la democracia electoral surgieron como respuesta. Desafortunadamente, fue una modernización excluyente que no logró incorporar a las grandes masas populares. Desde Zedillo hasta Peña Nieto, pasando por Fox y Calderón, el mercado de “cuotas y cuates, la democracia que pronto se comieron las cúpulas partidistas y los intereses, los derechos “universales” que sólo fueron útiles para la clase privilegiada.Sirvan estas consideraciones para apuntalar que la insatisfacción tuvo más que ver con un sistema excluyente político, económico y social, que con el perfil de los mandatarios. Por eso, la propuesta de juzgar a los expresidentes es carente de miras. Servirá para focalizar la rabia popular e impulsar los intereses electorales del grupo en el poder. No será útil para regenerar el sistema mexicano.Este episodio será una muestra más de que el gobierno de López Obrador sirve para evidenciar simbólicamente los errores y contradicciones del sistema, pero no para resolverlos realmente. Encontrar verdaderas soluciones es la misión de la #SociedadHorizontal, para alcanzar una modernización incluyente de las masas sociales.Columnista: Armando Ríos PiterImágen Portada: Imágen Principal: Send to NewsML Feed: 0

Be the first to comment on "¿Juicio a expresidentes?"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*